Los estudios correlacionan mejores respuestas a las vacunas con actividades físicas

Por Marianne Bechara

Traducción de Sumit Khanna

 Muchos estudios demuestran que el ejercicio es esencial para una vida mejor. La práctica de actividades físicas trae beneficios como fortalecer el sistema cardiovascular, dirigir los nutrientes a las células, prevenir el riesgo de enfermedades, mejorar la salud del cerebro y liberar hormonas que son importantes para nuestro bienestar. Pero, ¿sabías que hacer ejercicio también ayuda a aumentar la respuesta de las vacunas en el cuerpo humano?

En Singapur, investigadores de diferentes instituciones probaron la reacción de la vacuna contra la influenza en 56 mujeres mayores (mayores de 65 años). Al analizar los resultados, los científicos notaron que el número de anticuerpos de las hembras activas era mayor que el correspondiente a los demás participantes del estudio.

Se comprobaron más ventajas para la salud en el caso del primer grupo. Entre ellos, está el eficiente trabajo de los macrófagos, parte del sistema inmunitario encargado de aniquilar virus, bacterias y otros antígenos.

Según el biólogo Anis Larbi, uno de los científicos que encabezó la investigación, probablemente sean las moléculas antiinflamatorias, fortalecidas por la actividad física, las que hacen que las células de defensa sean más receptivas a los patógenos de la vacuna. “En conjunto, nuestros datos son consistentes con mejores resultados inmunológicos en aquellos que son más activos físicamente”, concluye el estudio.

Aunque esta investigación se desarrolló con un grupo de edad específico, existe evidencia de que otras personas se benefician del ejercicio en lo que respecta a las vacunas. Un estudio que involucró a 133 adultos jóvenes (con una edad promedio de 22 años), realizado por la inmunóloga australiana Kate Edwards y otros expertos, demostró que 15 minutos de actividad física justo antes de la vacuna contra el neumococo, que protege al cuerpo contra las bacterias relacionadas con la neumonía e meningitis – son capaces de mejorar la eficacia de la inyección. Los autores del experimento refuerzan que “los cambios inducidos por el ejercicio agudo nos preparan [a los seres humanos] para el desafío, incluido el desafío de antígenos como la vacunación, produciendo un estado de preparación mejorada”.

¿Qué pasa con la vacunación contra el Covid-19? Recientemente, un artículo llamado “El ejercicio después de la vacunación contra la influenza o el covid-19 aumenta los anticuerpos séricos sin un aumento de los efectos secundarios”, escrito por investigadores de la Universidad Estatal de Iowa, mostró los resultados de un estudio realizado con 70 personas, de 18 a 62 años. . Entre sus resultados, está el indicio de que una hora y media de ejercicios tras la vacunación contra la gripe o la Covid-19 -en este último caso, con el producto de Pfizer-BioNTech- potencia la producción de anticuerpos por parte del organismo humano.

Los resultados de este estudio son preliminares, considerando que los investigadores probarán la premisa con más participantes, pero estos hallazgos ya son descubrimientos importantes para la sociedad y la comunidad científica. Como aclara el documento, los resultados «sugieren que los adultos que hacen ejercicio regularmente pueden aumentar la respuesta de anticuerpos a la vacuna contra la influenza o el covid-19 al realizar una sola sesión de ejercicio de intensidad ligera a moderada después de la inmunización».

Si bien estos y otros hallazgos tienen trascendencia científica y práctica –ya que las vacunas son parte fundamental de nuestra realidad–, también es recomendable consultar periódicamente a los profesionales de la salud. Estos especialistas, desde educadores físicos hasta médicos, pueden orientar a cada paciente en una rutina de ejercicios, estableciendo el tipo, la intensidad y la frecuencia de las actividades. Dependiendo de las condiciones de uno, ciertas prácticas pueden no ser adecuadas, mientras que otras pueden convertirse en aliados vitales para un sistema inmunológico más fuerte y una vida más feliz.

Fuente de información

“Mejora aguda del ejercicio de la respuesta a la vacunación neumocócica: un ensayo controlado aleatorizado de una respuesta inmune más débil y más fuerte”:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3456995/

“Beneficios de la Actividad Física”:

https://www.cdc.gov/physicalactivity/basics/pa-health/index.htm

“Como os exercícios físicos fortalecenem a ação das vacunas” (“Cómo los ejercicios físicos fortalecen la acción de las vacunas”):

https://saude.abril.com.br/fitness/como-os-ejercicios-fisicos-fortalecem-a-acao-das-vacinas/

“El ejercicio después de la vacunación contra la influenza o el Covid-19 aumenta los anticuerpos séricos sin un aumento de los efectos secundarios”:

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0889159122000319

“El ejercicio puede mejorar los efectos de una vacuna contra el covid o la gripe”:

“Sellos distintivos de respuestas inmunológicas mejoradas en la vacunación de mujeres ancianas más activas físicamente”:

http://www.eir-isei.de/2019/eir-2019-020-article.pdf

Newsletter Sign Up

To get our free biweekly newsletter. Receive information about Latin American news in BC and in the world..